LA DETECCIÓN TEMPRANA DE lAS CONDICIONES DEL ESPECTRO AUTISTA PUEDE MEJORAR LA VIDA DEL NIÑO Y DE SU FAMILIA.

 

SI TENÉS HIJOS DE ENTRE 16 Y 30 MESES DE EDAD Y NOTÁS COMPORTAMIENTOS QUE TE GENERAN DUDAS, CONSULTÁ A TU MÉDICO Y ANTICIPATE AL AUTISMO.

 

EN CASO DE QUE ENCUENTRES COINCIDENCIAS, CONSULTÁ A TU MÉDICO Y ANTICIPATE AL AUTISMO.

LA MIRADA

La ausencia de contacto visual es una de las principales alertas de riesgo del espectro autista. Identificar las señales de alarma y actuar a tiempo puede marcar una enorme diferencia en la vida del niño, tanto en su pronóstico como en la calidad de vida familiar. Por eso los padres, pediatras y los familiares tenemos que saber mirar.

 

El contacto visual permite a las personas desarrollar habilidades de comunicación e interacción social: mirando a otros podemos reconocer si están conectados con nosotros, podemos inferir su estado de ánimo

Si un niño no desarrolla esta habilidad, o la pierde en el transcurso de su desarrollo, se debe consultar rápidamente.

 

Aprendamos a mirar a los niños y ellos aprenderán a mirar el mundo.

No mires para otro lado: Si tu hijo no hace contacto visual, vos no hagas lo mismo. Anticipate al autismo.

 

ACERCA DEL ESPECTRO AUTISTA

El Espectro Autista (EA) es una condición que afecta a 1 cada 68 niños según la estadística de Estados Unidos (CDC 2014). En los TEA (Trastorno del Espectro Autista) se encuentra alterado, en distintos niveles, el desarrollo de la comunicación y el lenguaje, la interacción social, y la flexibilidad de la conducta.

 

 

La intervención temprana en la condiciónes del espectro autista puede mejorar el pronóstico.

 

 

Quienes  tenemos contacto con niños que se encuentran en la primera infancia debemos mirar aspectos del desarrollo que son cruciales como la mirada, su interacción social, su juego, la forma en que se comunica más allá del lenguaje, y su conducta. Los niños pueden alcanzar metas de desarrollo durante distintas etapas de su vida. Sin embargo, la ausencia de una de estas metas, o la pérdida de estas habilidades requieren de una consulta inmediata con un pediatra del desarrollo, neurólogo o psiquiatra especializado. Detectar estos alertas no significa un diagnóstico, pero sí podría implicar la necesidad de que el niño reciba una intervención temprana.

 

Si después de leer la información de esta página tenés dudas, consultá con un especialista.

También podes encontrar más información en redea: http://redea.org.ar/

 

 

A los 2 meses un niño ya trata de mirar a sus padres, a los 4 meses copia algunos movimientos y gestos faciales, como sonreír o fruncir el ceño.  A los 6 meses ya reconoce las caras familiares y comienza a darse cuenta si alguien es un desconocido, le gusta mirarse en el espejo,  responde antes las emociones de otras persona y observa el recorrido de las cosas al caer.

SEÑALES DE ALERTA